sábado, 18 de abril de 2015

TRAGAR SEMEN


He tragado tanto semen en mi vida que, si se pudiera embotellar, daría para inseminar dos veces a todas las mujeres del mundo. Bueno, quizás exagero, pero la cosa debe de andar cerca de ahí.

Quien más, quien menos, se habrá planteado alguna vez si quiere que se traguen su semen, o si desea o no tragarse el semen de alguien. 






Este post viene a cuento por un correo que he recibido de Carmen, una lectora del blog:

Querida amiga Irma: te escribo porque necesito consejo urgente. Mi novio, Ricardo, me pide mucho últimamente que le deje correrse en mi boca; y no sólo eso, me dice que se excita como un animal sólo con imaginarme tragándome su semen. No sé que hacer; me apetece chupársela, jugar con ella, pero eso de tragárselo... Me da miedo. ¿Y si tiene un sabor asqueroso y me da por vomitar? Ya imagino que no me voy a quedar preñada por hacerlo, pero la verdad, si no tuviera que hacerlo, pues mejor. Por otro lado, quiero hacer feliz a mi novio, darle lo que me pide, ya sabes... que no se vaya por ahí a buscar eso que parece desear tanto. Por favor, dime qué hago. Muchos besos, me encanta tu blog.

Quizás yo no sea la más indicada para darte una respuesta. Para mí, tragarme el semen es algo tan natural como comerme un flan. Lo que sí te puedo asegurar, es que al 99,9999% de los hombres les vuelve locos que se lo hagan. Cuando eyaculan en tu boca, sienten una dominación absoluta sobre ti. Es algo así como si tuvieran un "tres en uno": penetración, felación y corrida. Vamos, el no va más.







Respecto al sabor... No será lo más sabroso que te hayas comido, desde luego, pero su sabor no está del todo mal. Recuerda algo al yogur sin azúcar (o mejor, a su variante kéfir): ácido, de consistencia espesa. Dicen los entendidos que el grado de acidez varía dependiendo de la alimentación de su fabricante. Como en todo, una puede llegar a acostumbrarse, si ése es su deseo.






Algo que te debe quedar muy claro:  haz siempre lo que tú realmente desees. En cualquier aspecto de la vida es fundamental, pero en el sexual es básico. Se trata de dar y de pedir. Él te podría decir: "si me quisieras de verdad, harías un esfuerzo...". Ok, pero si luego tu le pides al señorito que te deje meterle un dedo por el ano, porque ésa resulta ser tu gran fantasía sexual, que no te salga con excusas..

Y, respecto a irse fuera de casa a buscar lo que no encuentra en ella, es la mayor prueba de desamor. Entiendo que tu relación está basada en el afecto o el amor -no es mi caso con los hombres con quienes follo-. Que espabile para conseguirlo de ti, pero sin amenazas ni imposiciones. Se maravillaría si supiera lo que un hermoso ramo de flores, un collar de pedrería o una velada romántica pueden conseguir.

Espero haberte ayudado. Me tienes aquí siempre, no dudes en visitarme siempre que lo desees.

Besos apasionados.









2 comentarios:

  1. que rico a mi también me gusta tragar el semen de mi novio se la chupo todita y dejo que me la meta por el culo se siente rico

    ResponderEliminar
  2. De las mejores respuestas que he leido. Muy bien dicho. Que no le de miedo, pero que no lo haga a la fuerza, sólo si quiere. Y el, no sabe lo que tiene en casa. Ojalá mi mujer me tuviera en cuenta así y se planteara las cosas que le pido con la misma inquietud. No digo que lo haga, digo que se lo plantee, luego, que haga lo que quiera.

    Me ha gustado, si señora!

    ResponderEliminar

Me interesan tus pensamientos, tus deseos y fantasías. No te cortes y cuéntamelos. En mi blog, no existen los tabúes ni las inhibiciones.